Informes / Estudios:

Compartí que te enteraste mejor aqui Recomendar a un amigo Imprimir
07 de Septiembre de 2008

Los valores en los medios, Productores de contenidos vs. Receptores adolescentes.

El presente informe fue elaborado por el Instituto de Comunicación y Diseño de UADE (INCOD-UADE)

Los adolescentes adoptan valores y costumbres ajenas a los que ofrece su propia cultura más por necesidad de distinguirse que por imitación de los que transmite la TV.

Ficha Técnica:
Metodología de análisis: análisis cualitativo exploratorio.
Objeto de estudio: estado de la cuestión y planteo de hipótesis de trabajo sobre valores en los medios tomando en consideración lectura de investigaciones y entrevistas estructuradas a adolescentes.

Numerosos estudios se han dedicado durante los últimos treinta años a estudiar el rol de los medios de comunicación como instrumentos de vinculación e integración social. En relación con su influencia en la conformación del imaginario adolescente, estos estudios evidencian una polémica entre quienes sostienen que se ha producido un desplazamiento de la figura de los padres, como agentes de socialización, a manos de los medios, y aquellos que, por el contrario, observan que los padres continúan ocupando el mismo lugar destacado que hace unas décadas.

La preocupación por precisar el peso de los medios y el de los padres en la formación y constitución de los valores, conductas y estilos de vida de los adolescentes no es tan sencilla como parece, pues se ve además modificada por la fuerte presencia que cobra el grupo de iguales. Este grupo, que se funda en una trama de relaciones hechas a base de amistades, confidencias y complicidades, -no carentes de conflictos, peleas y tensiones- se vuelve un potente filtro que resignifica las relaciones que mantienen los chicos, tanto con la familia como con los medios. Por eso, es frecuente la pregunta que intenta develar si los cambios que se observan en los hijos provienen de los mismos medios de comunicación o de las amistades que cultivan cara a cara con sus pares.

Un estudio del Instituto de Comunicación y Diseño de UADE (INCOD), basado en los resultados de estudios cualitativos realizados en grupos de adolescentes, refleja que la relación que ellos mantienen muestra que la incorporación de valores, lejos de ser el resultado de una copia donde el espectador actúa en espejo con los estereotipos televisivos, se produce bajo la influencia de los propios valores culturales, tales como estar actualizado, ser de avanzada o tomar los modelos de los países considerados ?desarrollados?, entre otros. Un ejemplo de esto son los adolescentes argentinos que practican el hip-hop, que como cualquier adolescente que se encuentra en la búsqueda de modelos de identificación debe elegir entre esquemas arcaicos o novedosos, conservadores o alternativos, provenientes de países ?de segunda? o de países ?de primera?. Gran parte de los esfuerzos de un adolescente para construir su identidad se encauza a partir de la exposición de signos de diferencia, de distancia, que hagan que su individualidad no se pierda entre la masa del conjunto social. En este sentido, no hay nada más diferente en la cultura local, nada menos parecido a todo lo visto en un grupo, que aquello que proviene ?de afuera?, llámese hip-hop, skaters o floggers. En este sentido, el estudio del Instituto de Comunicación de UADE observa que la introducción de valores y costumbres extrañas a la propia cultura no se introduce por la TV como resultado de una operación mimética, sino por la acción de un adolescente necesitado de operaciones de diferencia y distinción que aporten a la construcción de una singularidad.

Si bien las relaciones que sostienen los adolescentes se despliegan en espacios como el colegio, el barrio, la plaza, el bar, los medios de comunicación brindan un espacio sensiblemente distinto al urbano, en donde se pueden experimentar nuevas formas de relación. El adolescente, en su intento por definir su propia identidad, pone mucho esfuerzo en multiplicar sus contactos y encuentros con sus pares. Internet le tiende su espacio virtual como un territorio experimental cuya arquitectura amplía la oferta de posibles interacciones.

En oposición a lo que suele pensarse, este fenómeno no es del todo nuevo: tiene sus antecedentes, por ejemplo, en aquellos programas nocturnos de radio donde la emisora hace de enlace para facilitar el encuentro amoroso entre chicos y chicas. Hasta hace sólo una década, era muy frecuente escuchar a los padres quejándose sobre las fastuosas cuentas telefónicas producto de interminables charlas entre sus hijas adolescentes y sus amigas.


Vení a Santa Fe
Siguenos en FaceBook